LA LLEGADA (2018)
Es extraordinario pensar que seres inteligentes procedentes de otro planeta puedan visitarnos e interactuar con nosotros de una manera pacífica.

Quizás tengan un aspecto parecido al nuestro o simplemente lo adopten para parecer menos hostiles ante nosotros.

Porque todo lo diferente, de una manera u otra, lo convertimos en nuestro enemigo.

Y ese hecho “ellos” lo saben muy bien. Tenemos esa cualidad que se ha forjado desde los albores de nuestra existencia en la Tierra.

Seguramente nos han estado observando 

durante mucho tiempo antes de dar el paso.  

La Humanidad tiene algo que, digamos, les atrae y podría ser nuestra manera tan caótica de relacionarnos entre nosotros y el resto de seres vivos del planeta.

Nuestro inagotable odio y nuestra cantidad equivalente de amor.  

Dualidad difícil de entender y posiblemente merecedora de estudio por parte de estos seres que nos visitan.

Ahora sólo queda esperar que compartan con nosotros sus descubrimientos y nos puedan enseñar a ver más allá del individuo.